Guía para elegir micrófonos

¿Cómo elegir un micrófono de estudio?

Los ingenieros de grabación profesionales saben que la selección creativa de micrófonos es parte esencial de cualquier proceso de grabación. Sin embargo, si sos nuevo en el mundo de la grabación, es probable que el proceso de selección de micrófonos te resulte un poco misterioso. Luego de adquirir un poco de experiencia en el estudio, aprendés que ciertos micrófonos funcionan bien para grabar algunos instrumentos en particular. Pero si no entendés nada de teoría acústica, es probable que no comprendas por qué esto es así. ¿Tenés que usar un micrófono dinámico o un condenser? ¿Uno valvular o uno de estado sólido? La gran cantidad de micrófonos disponibles puede hacer que este proceso sea abrumador. Por ello, te conviene saber cuáles son los diferentes tipos de micrófono y sus respectivos usos. Si elegís mal un micrófono, es posible que la mezcla te lo recuerde constantemente. ¡Pero no te preocupes! Esta guía para la compra de micrófonos de estudio revela todos los misterios de los diversos micrófonos disponibles, para así ayudarte a que tus grabaciones suenen increíbles. Y como siempre, los expertos en micrófonos de Planeta Analógico te pueden orientar sobre qué micrófonos te conviene comprar. ¡Comunicate con nosotros al (+5411) 4781.7534 / (+5411) 4781.7558!

 

Tipos de micrófono

 

Micrófonos dinámicos

En los micrófonos dinámicos, la señal se genera mediante el movimiento de un conductor que está dentro de un campo magnético. En la mayoría de los micrófonos dinámicos, un diafragma muy delgado y liviano se mueve en respuesta a la presión sonora. El movimiento de este diafragma mueve una bobina de voz suspendida en un campo magnético, lo que genera una leve corriente eléctrica. Los micrófonos dinámicos son menos sensibles (a los distintos niveles de presión sonora y frecuencias agudas) que los condenser y, generalmente, son bastante más resistentes. También suelen ser más económicos. Los micrófonos dinámicos son ideales para tomar baterías y guitarras eléctricas. El micrófono más popular para tomar redoblantes es el Shure SM57 (que también resulta ideal para microfonear amplificadores de guitarra). Muchos ingenieros no pueden evitar usar el Sennheiser MD421 para microfonear toms. El AKG D112 es una opción excelente para microfonear bombos. Hacé clic aquí para ver un listado de nuestros micrófonos dinámicos  

 

 

 

 

Micrófonos condenser

Cuando querés grabar algo con total fidelidad, tenés que usar un micrófono condenser. Los condenser tienen una mejor respuesta a la “velocidad” y a las sutilezas de las ondas sonoras que los micrófonos dinámicos. Este simple sistema mecánico consiste de un delgado diafragma conductor estirado y colocado cerca de un disco metálico (placa posterior). Esto crea un capacitor que recibe su carga eléctrica de una fuente de voltaje externa (ya sea una batería o fuente de alimentación exclusiva o phantom power desde la consola). El diafragma vibra levemente en respuesta a la presión sonora, lo que hace variar la capacitancia y produce una variación de voltaje (es decir, la señal de salida del micrófono). Los micrófonos condenser pueden ser valvulares o de estado sólido y tener diferentes tamaños, pero todos operan en base a estos principios. Hacé clic aquí para ver un listado de nuestros micrófonos condenser para estudio

 

Micrófonos de cinta

Los micrófonos de cinta, muy usados en la edad de oro de la radio, fueron los primeros micrófonos direccionales comercialmente exitosos. Hoy en día, los micrófonos de cinta se volvieron a poner de moda gracias a los esfuerzos de unas pocas compañías (como Royer, por ejemplo). Los micrófonos de cinta responden a la velocidad de las moléculas de aire que mueven un pequeño elemento suspendido en un fuerte campo magnético, en vez de responder al nivel de presión sonora, que es lo que “excita” a la mayoría de los demás tipos de micrófono. En aplicaciones de estudio, esta diferencia de funcionamiento no es relevante. ¡Pero esto puede llegar a tener una importancia crítica si tenés que grabar en exteriores un día ventoso! Los micrófonos de cinta vintage, como el RCA 44 y 77DX, eran extremadamente delicados. Los micrófonos de cinta de hoy en día, como el Royer R121 y R122, fueron diseñados para soportar el exigente uso diario en el estudio. Hacé clic aquí para ver un listado de nuestros micrófonos de cinta   

 

 

 

¿Cómo comprender el gráfico de respuesta en frecuencia del micrófono?

El gráfico de respuesta en frecuencia del micrófono te indica que situaciones son adecuadas para un micrófono en particular y cuáles no lo son.  En teoría, la fábrica crea el gráfico de respuesta en frecuencia luego de probar sus micrófonos en una cámara anecoica. La cámara anecoica es una sala construida especialmente para probar productos de audio. La principal idea de esto consiste en crear un ambiente controlado donde la fábrica pueda probar todos sus micrófonos en las mismas condiciones. Para ello, estas cámaras son ambientes completamente secos (es decir, sin ningún tipo de reflexión sonora). Generalmente, se coloca un parlante frente al micrófono a probar y se reproduce ruido rosa (es decir, todas las frecuencias con la misma potencia en todas las octavas). El micrófono se conecta a un analizador de frecuencias que mide su señal de salida y, de esta forma, se genera el gráfico de respuesta en frecuencia. Generalmente, este gráfico considera un rango de frecuencias de 20 Hz a 20 kHz, que es lo que el oído humano puede percibir.

 

¿Y cómo se lee este gráfico? Los números del eje horizontal representan las frecuencias (que, generalmente, van de 20 Hz a 20 kHz), mientras que los números del eje vertical representan las diferentes respuestas relativas en dB (decibeles). El gráfico de respuesta en frecuencia te indica cómo cada micrófono responde a ciertas frecuencias. ¿Y eso para qué sirve?

 

Bueno... analicemos el gráfico de respuesta en frecuencia del famoso Telefunken M81:

 

La respuesta en frecuencia del Telefunken M81 indica que es un micrófono ideal para ciertos instrumentos, como el redoblante, debido a que la frecuencia fundamental del redoblante se encuentra en el rango de los 150 Hz a 250 Hz, justo donde el gráfico de respuesta en frecuencia del M81 muestra que el micrófono tiene una respuesta plana o neutra. Esto significa que, a dicha frecuencia, lo que ingresa al micrófono suele ser lo mismo que sale de él, es decir sin agregar ni restar nada. El aumento de presencia que podés observar hacia la derecha del gráfico es donde reside la frecuencia del “golpe” del redoblante. Además, su menor respuesta en graves lo hace ideal para atenuar el golpe del bombo, que suele ubicarse muy cerca del redoblante. Esta combinación es lo que muchos ingenieros buscan al momento de elegir un micrófono para grabar redoblantes. La idea principal consiste en captar el verdadero sonido del redoblante, acentuando su ataque y rechazando los demás instrumentos que se encuentren cerca.

 

¿Cómo comprender los diferentes patrones polares del micrófono?

 

 

Cardioide

Los micrófonos con patrón polar cardioide “escuchan” mejor todo lo que está frente a ellos y rechazan el sonido que viene tanto de atrás como de sus costados. La representación gráfica de este patrón se asemeja a un corazón y, por ello, se la denomina “cardioide”. La capacidad para rechazar el sonido que viene de atrás hace que el patrón cardioide resulte muy útil en aquellas situaciones donde vayas a usar varios micrófonos y no desees captar el ambiente. Los micrófonos cardioide, muy populares tanto en el estudio con en vivo (donde su capacidad de rechazo posterior ayuda a reducir acoples y el ruido de fondo), se usan para una gran cantidad de aplicaciones de microfoneo. Tené en cuenta que, al igual que en el caso de todos los micrófonos no omnidireccionales, los micrófonos cardioide tienen efecto de proximidad (es decir, una mayor respuesta en graves al colocarlo muy cerca de la fuente de audio). Hacé clic aquí para ver un listado de nuestros micrófonos cardioide 

 

 

Supercardioide e hipercardioide

El patrón polar supercardioide es más direccional que el cardioide; y el hipercardioide es todavía más direccional. A diferencia del patrón cardioide, estos dos patrones polares incluyen un lóbulo trasero sensible (más pequeño en el caso del supercardioide) que capta sonido. Por ello, el posicionamiento de estos micrófonos altamente direccionales suele ser más complejo. Hacé clic aquí para ver un listado de nuestros micrófonos supercardioide

 

 

 

Omnidireccional

Los micrófonos omnidireccionales captan el sonido proveniente de cualquier dirección. La representación gráfica de este patrón polar es un círculo. Los micrófonos omnidireccionales no tienen un efecto de proximidad pronunciado. Todos los micrófonos son omnidireccionales en un principio. Luego, se los modifica para crear los demás patrones polares direccionales. Los micrófonos omnidireccionales son ideales para captar el sonido de la sala junto con la fuente de audio que estás grabando.

 

Bidireccional

El patrón polar bidireccional es aquel en cual el micrófono evidencia la misma sensibilidad tanto es su parte frontal como posterior, al mismo tiempo que rechaza el sonido que proviene de sus costados. Esto produce un patrón polar que tiene la forma de un “8”, donde la cápsula del micrófono tiene punto de cruce de frecuencias (crossover) en el 8. A este patrón polar también se lo conoce como “figura 8”. Hacé clic aquí para ver un listado de nuestros micrófonos bidireccionales

 

 

Multipatrón

Muchos micrófonos condenser profesionales tienen un selector patrones polares. Estos micrófonos suelen incluir los siguientes patrones polares: Omnidireccional, cardioide y bidireccional. Un ejemplo extremo de esto sería el AKG C12VR que, además de tener los patrones polares anteriormente mencionados, incluye seis patrones intermedios, ¡lo que te da un total de nueve patrones polares! Hacé clic aquí para ver un listado de nuestros micrófonos multipatrón

 

¿Cómo comprender los distintos tamaños de diafragma del micrófono?

 

¿Por qué el tamaño importa?

Los micrófonos condenser y dinámicos se clasifican según el tamaño de su cápsula. Tradicionalmente, existían dos clases: los de diafragma grande y los de diafragma pequeño; y vas a poder encontrar ejemplos de ambos en cualquier estudio bien equipado. El micrófono de diafragma mediano, un desarrollo relativamente nuevo, es un híbrido que combina características de los micrófonos de diafragma grande y diafragma pequeño.

 

Diafragma grande

Los micrófonos condenser de diafragma grande, como el venerado Chandler TG Microphone, son un clásico de los estudios de grabación. Podés usar estos micrófonos condenser de diafragma grande para grabar casi cualquier cosa (desde voces hasta cuerdas, bronces e instrumentos de percusión). Muchos de estos micrófonos condenser de diafragma grande tienen selectores de diversos patrones polares y atenuadores, lo que los transforma en los micrófonos más versátiles del estudio. También existen micrófonos dinámicos de diafragma grande, que son ideales para grabar fuentes de audio de mucho volumen y con graves muy prominentes (como bombos o toms). El afamado Sennheiser MD421 se encuentra dentro de esta categoría. Hacé clic aquí para ver un listado de nuestros micrófonos de diafragma grande

 

 
 

Diafragma pequeño

Si bien los novatos en el mundo de la grabación piensan que los micrófonos condenser de diafragma pequeño no pueden competir con los de diafragma grande, la realidad es que estos son mucho mejores para algunas aplicaciones en particular. Su increíble respuesta tan característica es el resultado de tener un diafragma más pequeño y liviano. Estos micrófonos son la mejor opción al momento de grabar guitarras acústicas, parejas, arpas o cualquier otro instrumento con transientes pronunciadas y muchos matices. Además, muchos ingenieros de grabación prefieren usar micrófonos de diafragma pequeño como micrófonos aéreos para batería. Otra gran ventaja de estos micrófonos (a los que se suele denominar micrófonos tipo lápiz, debido a su típica forma cilíndrica y delgada) es que son muy fáciles de posicionar. Hacé clic aquí para ver un listado de nuestros micrófonos de diafragma pequeño

 

 

Aplicaciones típicas de cada micrófono

 

Baterías

Para empezar, te conviene usar micrófonos dinámicos cardioide al momento de grabar baterías (un condenser de diafragma pequeño para la pareja y un par apareado de condenser de diafragma grande o pequeño como micrófonos aéreos). Tené en cuenta que también podés usar micrófonos condenser para el redoblante y los toms. Y a quienes les gusta experimentar, incluso los pueden usar para tomar el bombo. Es el típico caso en el que, si conocés las reglas, las podés romper sin inconveniente. Después de todo, sos un artista que pinta con el sonido...

Vas a tener que experimentar mucho al momento de posicionar los micrófonos. Pedile al baterista que comience a tocar, mové los micrófonos unos centímetros y volvé a escuchar el resultado. Y es todavía mejor si te podés quedar en la sala de control mientras tu asistente (si tenés la suerte de contar con uno) mueve los micrófonos para que vos escuchés el resultado. Este proceso se acelera bastante a medida que vas ganando experiencia, ya que eso te permite identificar tus micrófonos favoritos y saber exactamente dónde colocarlos. Pero eso es solo el principio. Incluso los ingenieros de grabación profesionales suelen cambiar micrófonos y su ubicación para experimentar.

 

 

 

 

 

Guitarras eléctricas

Esto es bastante simple. Si solo podés usar un micrófono, usá un dinámico (por ejemplo, el icónico Telefunken M81) y colocalo cerca del parlante. Si tenés un condenser de diafragma grande, probá colocándolo a varios centímetros de distancia. Y si el amplificador está a alto volumen, activá el atenuador (si el micrófono lo incluye). Luego, podés mezclar ambos micrófonos desde la consola, o grabarlos en pistas separadas si tenés suficientes canales disponibles. Si estás doblando una guitarra (o podés colocar la caja en una sala separada durante la grabación), no tenés que preocuparte por que se filtren otros instrumentos (como la batería, por ejemplo). Asumiendo que la caja está en una sala que suena bien, podés experimentar colocando el condenser a mayor distancia para captar mejor el sonido de la sala. Si el micrófono tiene múltiples patrones polares, probá usando el patrón omnidireccional. Por supuesto que podés usar más de dos micrófonos. Solo tenés que prestar atención a las relaciones de fase.

 

Guitarras acústicas

En este caso, lo más conveniente es usar un micrófono condenser cardioide de diafragma pequeño. Para empezar, orientalo hacia abajo apuntando al traste 12 y mantenelo a una distancia de 15,24-20,32 centímetros. También podés usar micrófonos condenser de diafragma grande y micrófonos de cinta. Divertite experimentando con diferentes micrófonos y ubicaciones para así encontrar la combinación que mejor te resulte.

Voces

Al momento de grabar voces, te conviene usar un micrófono condenser de diafragma grande. En el caso de la voz principal, tenés que elegir el micrófono que mejor se adecúe al cantante, quien también puede llegar a tener un micrófono preferido. La mejor forma de encarar esta situación es conectar tres o cuatro micrófonos posibles y hacer que el vocalista cante la misma parte de la canción con cada uno de estos micrófonos. Grabá cada una de estas tomas en canales separados y, luego de esto, invitá al cantante a escuchar las tomas en la sala de control para decidir que micrófono va mejor para su voz y el tema en cuestión.

 

 

 

 

 

Piano acústico

Se los suele grabar en estéreo. Usá dos micrófonos condenser de diafragma grande, o un condenser de diafragma grande para las cuerdas más graves y uno de diafragma pequeño para las cuerdas más agudas. La ubicación del micrófono puede variar mucho, así que te conviene experimentar. También existen kits de micrófonos para grabar pianos, lo que te evita tener que adivinar cuáles son los mejores micrófonos y dónde colocarlos.

Cuerdas

Violines, violas, cellos y contrabajos. Podés usar casi cualquier micrófono condenser de alta calidad. O si tenés la suerte de contar con un micrófono de cinta, es posible que prefieras usar dicho micrófono.

 

Bronces e instrumentos de lengüeta

Los micrófonos de cinta son increíbles para grabar bronces. Y en el caso de instrumentos de lengüeta y doble lengüeta, los micrófonos de cinta son ideales para grabar el sonido exacto del instrumento sin captar tanto el sonido mecánico de sus teclas. El uso de micrófonos condenser de diafragma grande o pequeño también da muy buenos resultados. En caso de contar con un micrófono de cinta, el sonido va a ser más natural y no tan brillante.