Técnicas básicas para grabación de pianos

 

El piano de cola es, sin lugar a dudas, uno de los instrumentos mas difíciles de grabar y capturar. Enumeremos algunas de las razones por las cuales sucede esto:

 

Complejidad mecánica del instrumento:

Compuesto por mas de 7000 partes móviles y muchas otras fijas, el piano es una maquina muy compleja. Requiere de un excelente mantenimiento y una afinación periódica para mantener su sonido y mantener los ruidos mecánicos de los martillos y pedales en un nivel tolerable para una grabación profesional.

Complejidad acústica del Instrumento:

El sonido se genera por el golpe de los martillos en las cuerdas, pero la incidencia de la tapa inferior y superior mas la vibración de la madera proyectan el sonido final. Escucharemos entonces que el sonido no sale de un solo lugar sino de todos lugares simultáneamente.

 

 

 

 

La acústica de la sala:

El sonido de la sala es de gran importancia ya que el piano genera mucho volumen y existe una interacción que puede hacer que un piano de gran calidad suene inerte o que un piano de mediana calidad suene imponente y balanceado dependiendo de las características acústicas de la sala.

Respuesta en frecuencia:

El piano es uno de los pocos instrumentos que genera todas las frecuencias audibles del espectro humano (desde 27 Hz hasta 20.000 con sus armónicos),por lo que necesitaremos micrófonos que puedan responder a ésta característica particular para obtener todo su sonido.

 

Requerimientos técnicos:

Necesitaremos que toda la cadena de audio: micrófonos, preamplificadores, sistema de grabación y monitoreo sean de alta calidad para obtener un sonido del piano dentro de los estándares profesionales.

Otros factores a considerar son:

El ejecutante, el cual convierte el piano en una extensión de su cuerpo y el estilo de música a grabar teniendo en cuenta los instrumentos que van a interactuar para evitar posibles enmascaramientos de frecuencias. No siempre querremos grabar el piano de la forma mas transparente posible, muchas veces utilizaremos los micrófonos y su posición para lograr colores determinados que interactúen bien con los otros instrumentos de la canción.

 

 

Ahora bien, para la mayoría de las grabaciones y descartando algún efecto particular, la elección se reduce a dos clases de micrófonos: los de condensador (de diafragma grande y pequeño) y los de cinta. Dicha elección esta dada por su respuesta en frecuencia, su sensibilidad y respuesta en transientes. Los micrófonos dinámicos quedan entonces descartados.

Las técnicas utilizadas en general comprenden varios micrófonos en diferentes lugares generalmente en estéreo para tener posibilidades de escucha diferentes y poder decidir cual es la mejor que representa el sonido que hemos pensado con anterioridad. Como regla general, mientras mas cerca estemos de los martillos que golpean las cuerdas tendremos: mas ataque, sonido directo y la posibilidad de una imagen estéreo mas definida (si utilizamos una técnica estéreo tipo A-B). A medida que nos alejamos de los martillos el sonido se volverá mas difuso ya que empiezan a interactuar y sumarse las reflexiones en la tapa, la sala y la imagen estéreo se vuelve mas difusa.

 

 

La elección entonces también estará entonces también dada por todas las dificultades explicadas al principio. Por ejemplo: Si tengo un buen piano pero la sala afecta negativamente su sonido tal vez tengamos que tomar el mismo acercando los micrófonos para minimizar dicho problema.

Para grabar estilos como el tango, el jazz y el folclore la técnica mas utilizada es la A-B. Dividiremos el largo de los martillos y cuerdas por la mitad y en la mitad de cada una de esas divisiones posicionaremos un micrófono, a unos 15 a 35 cm de los martillos, uno tomará las cuerdas graves y otro tomará las cuerdas agudas pero ambos tomarán las cuerdas del medio. El de las cuerdas graves se paneará totalmente a la izquierda y el de las agudas totalmente a la derecha (esto puede cambiarse a gusto, tanto la cantidad de paneo como la elección de izquierda-derecha).

 

Es conveniente pedirle al pianista pedirle que realice una escala de todo el teclado desde la cuerda mas grave hasta la mas aguda para escuchar si la escala responde al paneo correctamente y si el nivel de todas las notas es parejo. En caso de escuchar por ejemplo que las cuerdas del medio se escuchan mas bajas o altas podremos mover los micrófonos mas hacia el centro o mas hacia los costados hasta encontrar el balance deseado.

En caso que nuestro piano sea muy brillante o el pianista toque muy brillante podremos optar por micrófonos de cinta, que tienden a moderar y bajar las frecuencias mas altas, dándonos un sonido mas balanceado y beneficiarnos con su diagrama polar bidireccional que tomará también el sonido de la tapa y la sala. Podremos usar nuestros micrófonos de condensador de diafragma grande tanto en diagrama polar cardioide o en omnidireccional, dependiendo de las características del piano y la sala y también utilizar el efecto de proximidad a nuestro favor. Si decidimos usar micrófonos de diafragma chico nos aseguraremos que no coloree la señal y que la respuesta en frecuencia de su diagrama polar se va a mantener mas estable en graves, medios y agudos.

 

Una variante muy utilizada también, si no queremos tanto ataque o sonido de los martillos es poner una micrófono en las cuerdas agudas un poco mas alejado de los martillos y uno en las cuerdas graves mas atrás (en la curva del piano) para tomar las cuerdas graves. Esto seguirá dándonos un sonido definido en los agudos pero mas difuso en los graves y dependerá en gran medida de la canción y el ejecutante.

A todas las técnicas mencionadas podremos y seguramente agregaremos micrófonos mas lejanos para tomar la sala, que sumaremos para dar un sonido mas grande y reverberante, allí podremos utilizar micrófonos de cinta, condensadores de diafragma grande y pequeños, técnicas X-Y, Cuasi coincidentes, ORTF, NOS, Blumlein, M-S y Decca Tree.

 

 

 

 

Si estamos grabando música clásica, fusión o una balada pop con acordes que acompañan podremos optar por técnicas mas alejadas y difusas. Una muy clásica es poner en la curva del piano una técnica X-Y o cualquier variante con un micrófono apuntando a las cuerdas agudas y otra a las cuerdas graves paneados para generar el efecto estéreo deseado. Las técnicas descriptas nos servirán para asegurar un audio aceptable casi en cualquier situación con pianos y salas a las cuales no estamos habituados y en general pondremos varios micrófonos y pares para poder elegir cual sonido nos gusta mas durante la grabación y luego en la mezcla. Siempre es importante recordar que si usamos en nuestra mezcla varios micrófonos de los que pusimos podremos llegar a tener problemas de fase que degradarán nuestro sonido final, por lo que siempre deberemos ser conscientes de éste fenómeno.