Tips para grabación de baterías

En este artículo nos enfocaremos en los diferentes tipos de métodos para grabar una batería, los micrófonos y técnicas de microfoneo. Algunos factores muy importantes como la acústica de la sala, el ejecutante y el instrumento serán dejados fuera de la misma para simplificar. Al final del informe, encontrarás los micrófonos y preamplificadores mencionados a lo largo del informe.

 

¿Que necesitamos para capturar el sonido de una batería?

El concepto moderno de grabación es utilizar un micrófono para cada elemento de la batería más dos micrófonos que tomen desde arriba la misma (llamados overheads) cuyo objetivo no es solo tomar los platillos sino todo el conjunto de batería y parte del ambiente de la sala.

Como regla general se utilizan micrófonos dinámicos que por su respuesta en frecuencia y capacidad de resistir altos niveles para los instrumentos con parches y micrófonos de condensador para tomar los platos que necesitan micrófonos cuyos diafragmas puedan moverse muy rápido y ser capaces de capturar las frecuencias más agudas que emiten dichos instrumentos.

 

 

No siempre tendremos la cantidad de micrófonos o canales de grabación simultáneos necesarios, por lo tanto arrancaremos con una guía rápida de menor a mayor en cantidad de micrófonos.

1 micrófono solo :

  • Opción 1: Frente a la batería a la altura de nuestro oído entre los 2 y 4 m. Está técnica tomará todo el instrumento y la sala tal, pero tal vez tenga que recortar las frecuencias graves si el bombo tiene un nivel muy alto.
  • Opción 2: Sobre la cabeza del baterista, desde 50 cm a 1 metro. Es una muy buena opción si quiere tomar menos sala y tener un sonido más definido y directo de toms y redoblante. La contra es que tal vez no tenga buen sonido del bombo y nos falten graves.

Ambas opciones van a dar un sonido mono, que puede ser deseado estéticamente para algunos estilos. Lo ideal es utilizar un micrófono de diafragma grande que tome todo el espectro de frecuencias de la batería.

2 micrófonos :

Aquí podemos utilizar dos aproximaciones: Grabar en estéreo los overheads con técnicas tales como: X-Y, A-B, ORTF, M-S o NOS, o podemos continuar con una grabación mono (un micrófono condenser sobre la batería) y un micrófono dinámico para reforzar algún instrumento, el bombo por ejemplo.

3 micrófonos :

Ya con esta cantidad de micrófonos podemos lograr un sonido estéreo y reforzar el bombo. Podemos utilizar cualquier técnica estéreo en los overheads y un micrófono en el bombo, obteniendo un sonido completo y moderno. Otras variantes en los overheads utilizadas pueden ser la Glyn Johns o la Recorderman.

En este caso es importante utilizar 2 micrófonos condensador que pueden ser de diafragma grande o pequeño (llamados pencil) de la misma marca y modelo y si es posible matcheados (término utilizado para clasificar micrófonos por pares que han sido calibrados iguales de fábrica) para asegurar la misma respuesta en frecuencia y demás características.

4 micrófonos :

Con dicha cantidad además de las mencionadas con 3 micrófonos podemos agregar un micrófono dinámico al redoblante, de esta manera podremos luego en la mezcla tener más control en el balance de toda la batería.

5 micrófonos o más :

A partir de aquí podremos agregar micrófonos dinámicos individuales a los toms, en la bordona del redoblante y micrófonos condensador tipo pencil al hihat, ride y otros platos. También podremos agregar micrófonos condensador en distintos lugares de la sala para tomar su sonido para obtener un sonido más “grande” y orgánico.

 

  Como cuestión importante cabe agregar que como regla general cada vez que agreguemos un micrófono estaremos agregando un potencial problema en la fase cuando escuchemos la suma de los canales grabados, esto lo tendremos que tener en cuenta principalmente cuando grabamos por ejemplo el bombo con dos micrófonos: uno dentro del mismo y otro afuera, el sonido del bombo llegará al micrófono ubicado adentro antes que al micrófono que está afuera, cuando escuchemos los dos es probable que tengamos un sonido desmejorado y con menos ataque, hoy en día es muy fácil en cualquier programa de audio corregir el problema moviendo en tiempo los canales hasta alinearlos perfectamente en tiempo. También tendremos que tener en cuenta si tomamos un redoblante con dos micrófonos, uno arriba y otra debajo que cuando los escuchemos juntos vamos a tener que invertir la polaridad de uno de los dos micrófonos en 180 grados para evitar cancelaciones que nos darán un sonido con menos graves y ataque.

 

Si bien los problemas de fase son algo que es imposible de evitar conviene estar atento a este fenómeno y ver de qué manera podemos manejarlo para que afecte en la menor medida posible el audio final que queremos obtener.

Otro tipo de micrófono que ha tenido una revitalización aunque se usó desde el principio de la historia de la grabación es el micrófono de cinta. Dichos micrófonos poseen una característica tonal más opaca que los condensadores que se utilizan habitualmente, ideales cuando no queremos un sonido tan estridente y definido en los agudos proporcionando un sonido más “vintage”. Dichos micrófonos han bajado su costo lo suficiente para ser accesibles a cualquier dueño de un home estudio. La desventaja es que la gran mayoría tienen un patrón polar bidireccional, por lo que si los utilizamos de overheads no solo tomaran el sonido hacia la batería sino también el sonido del techo lo que puede llegar a ser indeseable en algunos casos. Lo ideal en caso de poder es tomar los overheads con micrófonos de condensador y también con micrófonos de cinta y luego decidir en la mezcla cual es el sonido que más nos gusta.

 

Por ultimo definiremos cuales son las diferencias entre los micrófonos de condensador de diafragma grande y chico:

 

Los micrófonos condenser de diafragma chicos tienen también las siguientes características:

Patrón polar de un micrófono de diafragma pequeño donde podemos ver su consistencia en diferentes frecuencias.  

 

  • Excelente respuesta a los transitorios (ataque del sonido) ya que el diafragma chico puede moverse mas rápido y seguir mejor las ondas sonoras.
  • Respuesta en frecuencia ampliada (por encima del limite de audición humana)
  • Patrón polar mas consistente en frecuencia. Significa que la captación de frecuencias es mas estable para las diferentes frecuencias que lleguen a él.

 

 

   

 

Los micrófonos de diafragma grande por otro lado:

Patrón polar de un micrófono de diafragma grande donde podemos ver como se ve modificado cuando le llegan diferentes frecuencias.

 

No son tan consistentes en su patrón polar al tomar las frecuencias, a medida que la frecuencia es mas alta el diagrama polar se estrecha y en las frecuencias mas graves se vuelve más amplio.  Es ideal para las voces, ya que por la característica mencionada anteriormente permite aprovechar el efecto de proximidad (aumento de graves cuando me acerco al micrófono) brindando un sonido intimista y detallado. Suelen tener un carácter propio y agregan carácter a cualquier instrumento. Además muchos son valvulares por lo que agregan armónicos y “calor” a la señal.

 

 

 

 

 


Es importante tomar la decisión de que audio queremos lograr cuando abordamos la grabación de una batería, así podemos en concreto enfocarnos en los detalles que lograrán que ese sonido sea llevado a un nivel de alta calidad de audio y luego dediquemos menos tiempo a mezclar. Las decisiones correctas tomadas en el momento de hacer una toma, significaran menor cantidad de retoques en mezcla y post-producción y mejor audio final.

 

Preamplificadores más utilizados para los micrófonos de la batería

En los últimos años uno de los preamplificadores más usados para los micrófonos de la batería son de la marca API, sobre todo el 512 y el 3124. Esto se debe principalmente a su sonido y a su facilidad de uso. Desde el punto del sonido son excelentes para tomar los transientes del sonido, permitiendo tomar el ataque con precisión, característica por excelencia en instrumentos de percusión. Por otro lado posee dos controles, uno de ganancia y uno de nivel de salida, permitiéndonos ajustar los niveles de entrada a nuestra interfaz, haciéndolo muy simple de utilizar y agrega en el circuito un pad para atenuar la señal que en el caso de la batería por los altos niveles de presión sonora que genera es imprescindible para evitar la saturación del preamplificador.  Poseen además mucha ganancia sin ruido y una veloz respuesta a transitorio, que le da mayor impacto al golpe de un redoblante, kick de bombo y toms.

 

 

En el caso de buscar un sonido con más armónicos, distorsión y con gran presencia en medio y medios graves, una opción es un preamplificador tipo 1073. El mismo tiene dos controles, por lo que me permite colorear la señal y el segundo ajustarla al nivel de salida. Los controles son por pasos, lo que lo hace extremadamente fácil para poder guardar la configuración y poder  grabar con la misma configuración en el futuro. Su resultado es más cálido, con menor velocidad de transistorios y más calidez en la toma.

 

  Si el sonido que estoy buscando requiere una búsqueda de color puedo recurrir a un preamplificador como el Chandler TG que tiene dos controles, uno de ganancia y otro de salida. De esta manera puedo agregar armónicos a la señal y con el control de salida acomodarlo al nivel de entrada de mi interface. Esta característica es muy útil en redoblantes y platos para saturar un poco mas la señal y obtener un sonido mas punzante, también muy útil para room y overheads. El Chandler Germanium MKII Preamp (en sus formatos serie 500 y rack), nos va a dar una profundidad en graves muy natural y poderosa, ideal para el bombo, el sub-kick y los toms de piso. En el caso de los micrófonos de cinta, voy a necesitar un preamplificador que pueda generar mucha ganancia, ya que dichos micrófonos lo requieren. Los preamplificadores AEA y Millennia son ideales para este uso ya que poseen un botón especifico que aumenta la ganancia del mismo para acomodarlo mejor a dicha señal.


Los AEA tienen una compensación de pérdida de frecuencias agudas para micrófonos de cinta que le entregan a la toma, el componente que pierden naturalmente dichos micrófonos, moderando el uso de proceso y EQ en mezcla y post-produccion, ya sea de plug-in o de hardware. Estos preamplificadores también son excelentes si no quiero colorear la señal de cualquier tipo de micrófono ya sea dinámico, condenser o de cinta.
Por último si estoy buscando un sonido más hi fi, rico en armónicos, con posibilidad de compresión y con graves presentes, la válvula es la solución ideal y  puedo recurrir a un preamplificador de Manley, conocidos por su excelente respuesta a transientes, armónicos ricos proporcionados por las válvulas y gran cantidad de ganancia sin ruido. Ideales para overheads y bombos, con respuesta lenta y tono cálido, valvular.
También puedo combinar diferentes preamplificadores para los diferentes micrófonos, es común por ejemplo utilizar dos pre tipo 1073 uno para el bombo y otro para el redoblante. API para los toms y Millennia o Manley para los platos. La combinación dependerá del sonido que genere cada instrumento, el micrófono que utilice y el sonido que este buscando.

 

Tipos de toma de baterías

Si buscamos un sonido de batería grande, retro y clásica, de los años 70s, la mejor opción sería utilizar micrófonos de cinta como overheads y reforzar el bombo con un micrófono condenser de diafragma grande recortado en frecuencias altas y otro en el redoblante con un micrófono dinámico o condenser de diafragma chico si se desea más brillo y detalle. Este tipo de audio se puede encontrar en bateristas tipo John Bonham de Led Zeppelin, entre otros.

 

Por otro lado, si se desea un audio de banda rock grande, moderno y con un balance más hi-end que retro, buscaremos utilizar más micrófonos. Partiendo de los overheads, utilizaríamos micrófonos condenser de diafragma grande para overheads, un mix de hasta 3 micrófonos para el redoblante, para tener un mayor detalle del golpe donde ubicaríamos un micrófono de cinta unidireccional, un dinámico para completar el impacto de la cinta y un condenser de diafragma chico para la bordona, por debajo del redoblante, recortado en graves para que no se filtre mucho el bombo. Para los toms si se busca un tom profundo, un condenser de diafragma chico o grande sería ideal y si se busca un audio más de parche y no tan profundo se podría utilizar un micrófono dinámico. Para el Hi Hat y platillos que se quiera reforzar (normalmente el ride lleva un micrófono), se podrían utilizar micrófonos de diafragma chico o cintas, dependiendo si se busca realzar los agudos de los los platillos o un sonido natural sin tantas estridencias, respectivamente. El bombo puede llevar hasta 3 micrófonos, uno tomando el kick dentro del bombo, con un PZM idealmente recortado en graves, luego un dinámico en el agujero del bombo, teniendo cuidado que el aire que sale no sople directamente al micrófono para no saturar la cápsula y por último a una distancia mayor del bombo, un condenser de diafragma grande recortado en agudos, para tomar bien la profundidad del bombo.  

 

Otras técnicas incluyen un Subkick en el bombo como reemplazo del condenser de diafragma grande, que le otorgan a nuestro sonido de bombo frecuencias sublow que dan la sensación de movimiento y profundidad de graves. También se pueden utilizar micrófonos tomando el room de nuestra sala, ubicándolo lejos de la batería, para tomar la reverb natural del instrumento. Normalmente se utilizan micrófonos condenser de diafragma grande, cintas o micrófonos valvulares para este fin.


Grabaciones de bateristas hi-end para solistas

Cuando no queremos utilizar un audio tan grande de baterías, para que se utiliza más que como un instrumento de poder y potencia de la banda, y se utilice una batería más de acompañamiento, se pueden utilizar micrófonos condenser de diafragma chico en los overheads y usar el resto de la configuración similar a la de la opción de micrófonos condenser de diafragma grande, pero con restricciones en las cantidades de micrófonos del redoblante y del bombo, para que no tengan tanta presencia esos instrumentos en la mezcla.

Otra corriente más moderna está mezclando unas técnicas con otras, por lo que se utilizan micrófonos de cinta en los overheads combinados con técnicas de microfoneo mas modernas, con muchos micrófonos en el bombo y en el redoblante, mas rooms, para obtener mayor presencia del instrumento y fuerza a la grabación de la batería.
La distancia de los micrófonos no siempre debe ser pegada, como se creía hace décadas, sino que hay frecuencias que necesitan espacio para captarse correctamente por un micrófono. La norma es que a mayor distancia, mejores graves y cuerpo tendrá la toma, a menor distancia, más ataque y presencia de medios y de golpe tendrá lo captado por nuestros micrófonos.
Sea cual fuere el tipo de micrófonos que se utilice en la grabación de baterías, se recomienda siempre experimentar para saber cual es la mejor configuración o el mejor micrófono para cada género musical y sobre todo, cada instrumentista.

A experimentar!

 
  • Mirá los micrófonos y preamplificadores mencionados en el informe: